jueves, junio 21, 2007

El salitre y guano peruano-boliviano en los planes ingleses de 1880

Editorial del diario "The Bullonist" sobre la Guerra del Pacífico
Esta editorial del diario británico "The Bullonist" publicado en la ciudad de Londres en 1880, Inglaterra desnuda su apoyo incondicional y el interés supremo sobre los territorios salitreros y guaneros de Perú y Bolivia respectivamente, además de la influencia inglesa en las decisiones políticas y diplomáticas que asumiría Chile algunos años despues, prestemos atención a la propuesta de ceder a Bolivia salida al pacifico a través de Arica......

"Habiendo Chile, por el éxito de la guerra, tomado posesión de la costa de Bolivia y de la provincia toda de Tarapacá en el Perú, interesa evidentemente a sus habitantes y a todas las naciones civilizadas y progresistas que lo posea permanentemente y que su Gobierno administre aquellos territorios.
El territorio boliviano contiguo a Chile, prácticamente no forma parte de Bolivia; está habitado únicamente por súbditos chilenos y separado del Estado a que pertenece por una inaccesible cordillera de montañas.
Su puerto en Antofagasta no sirve para la importación ni para la exportación del extenso interior de Bolivia, siendo el puerto de Arica, en el Perú, por donde Bolivia tiene su entrada y salida al Pacífico.
No se disputará que Bolivia tiene derecho a un puerto en la costa del Pacífico y la conveniencia de las cosas demuestra que debería tenerlo donde la naturaleza se lo ha dado con tanta justicia.
Dando a Bolivia una pequeña faja de territorio en el Océano Pacífico, incluyendo el puerto de Arica, será un excelente medio entre las dos repúblicas hermanas y la colocarán en estado de aumentar sus grandes recursos interiores por un puerto pequeño, seguro o independiente en la costa del Pacífico.
Suponiendo tal modificación de frontera como uno de los resultados probables de la guerra, la provincia de Tarapacá será separada de la República Peruana.
En la costa y en las islas adyacentes se encuentran los grandes depósitos de guano, hipotecados especialmente a los tenedores europeos de bonos por un empréstito que asciende ahora en capital e intereses atrasados a más de £ 40.000.000.
En el interior de esta provincia están los grandes depósitos de nitrato, en los cuales principalmente los ingleses han invertido £ 4.000.000.
Hasta el presente, como decíamos la semana pasada, estas grandes riquezas naturales, a causa de la mala administración del Gobierno Peruano, han sido para el país una maldición en vez de una bendición.
Si en el tratado de paz que debe hacerse luego entre Chile, Bolivia y Perú, el último cede irrevocablemente a los tenedores de bonos todos los depósitos de guano y nitrato existentes en la provincia de Tarapacá, recibiendo en cambio un finiquito de toda de deuda externa y certificados de nitrato, de manera que el Perú pueda comenzar una vida nueva, libre de toda dificultad financiera, habrían buenas esperanzas de la regeneración del país, porque el Gobierno y el pueblo aprenderían esta saludable lección: que una renta procedente de la industria honrada tiende más a la prosperidad permanente de una nación que todas las minas de oro y riquezas excepcionales.
La vecina república de Chile es un brillante ejemplo entre los estados sudamericanos de los benéficos efectos que provienen de la honradez, industria y probidad.
Bajo un gobierno semejante, los tenedores de bonos peruanos tienen la mejor garantía de que sus derechos serán respetados y los depósitos de guano y de nitrato administrados de manera que den a sus propietarios reales un pago sustancial.
Creyendo que este fin, que deseamos se llevará a cabo y que establecerá una paz permanente entre Chile, Perú y Bolivia, pedimos la anexión de Tarapacá a Chile, dando en cambio a Bolivia el puerto de Arica y al Perú el finiquito de su deuda externa.
Después del vergonzoso camino que el Perú ha seguido con sus acreedores, no puede esperar que se le trate como si hubiera sido siempre un Estado honrado.
No atraerá las simpatías del mundo civilizado por más que proteste; y Chile, el Estado vencedor, tiene ciertamente títulos para exigir la compensación por sus gastos y pérdidas”.

viernes, junio 15, 2007

1947 AÑO CRÍTICO

A pesar de la ilegalidad establecida en la constitución de 1933 el Apra logró hacerse espacio dentro de los gobiernos democráticos de Manuel Prado Ugarteche y Bustamante y Rivero, periodo conocido como "la Primavera Democrática" hasta llegó a controlar el congreso de 1945 gracias al "Partido del Pueblo" luego de encabezar el Frente Democrático Nacional (FREDENA) - alianza que llevó al poder a Bustamante y Rivero- dos años después la historia era otra.........


1947 ....La política Económica intervensionista promovida por el APRA desde el congreso, desequilibró la balanza comercial y fiscal del Estado generando una profunda crisis que se expresó en descenso de las exportaciones, la devaluación monetaria y el aumento de precios de los artículos de primera necesidad. En este contexto, el APRA responsabiliza de los desaciertos económicos al presidente Bustamante y Rivero.
Pedro Beltrán, diputado opositor del régimen y crítico de las acciones apristas, decidió organizar un frente llamado “Alianza Nacional” con el objetivo de frenar la política reformista de Bustamante y combatir directamente desde el parlamento al APRA. Para este momento el diario “La Prensa” propiedad de Graña Garland se había convertido en el valuarte de la oligarquía y el medio que denunciaba constantemente los actos de corrupción y nepotismo en los cuales el Partido del Pueblo estuvo directamente involucrado, por esta razón, los apristas intentaron neutralizar las constantes acusaciones de la prensa a través de la Ley de Imprenta, ley que atentaba contra la libertad de expresión y que fue rechazada de plano por la alianza de Beltrán. La oposición aumentó con el Contrato de Sechura (apoyado por el APRA a cambio de mayores regalías para el estado) pues la oligarquía denunciaba el entreguismo y solicitaba un mayor protagonismo de los capitales nacionales. Tras el asesinato de Francisco Graña, director del diario “La Prensa” la muerte fue adjudicada al APRA. La presión de la oligarquía, a través de la Alianza Nacional, y la prensa defensora de los exportadores llevaron al presidente Bustamante a tomar la decisión de separar de su gabinete a los representantes apristas. La relación entre el Partido del pueblo (APRA) y Bustamante fue insalvable.

En los primeros días de octubre de 1948 los apristas alentaron una sublevación de La Marina de Guerra en el Callao. Tal acto fue reprimido con severidad por el gobierno suspendiendo de inmediato las garantías constitucionales y reanudando la persecución a los militantes apristas. Unas semanas después se sublevaba en Arequipa el que fuera ministro de Hacienda del régimen: Manuel A. Odría. Fue el final del esfuerzo fallido por instaurar un régimen democrático en el Perú y el inicio de la dictadura militar odriísta que se prolongó hasta 1956.
.

sábado, junio 09, 2007

la influencia fascista y los partidos Políticos protagonistas del tercer militarismo


Foto: recibimiento de la misión militar italiliana
por la delegación peruana fascista
(gobierno de Oscar r. Benavides) Archivo courier.
Al caer la bolsa de valores de Nueva York, se genera caos y pánico financiero no sólo en Norte América sino también en los países como el Perú (dependientes de este capital). El gobierno de Leguía se mantiene en base a empréstitos norteamericanos, al iniciarse la crisis los préstamos cesaron, se paralizan las obras públicas, quiebra la banca nacional, disminuye las exportaciones lo cual genera desempleo y movilización social. En Agosto de 1930 el comandante Sánchez Cerro - respaldado por la oligarquía civilista- derroca a Augusto B. Leguia a causa de la crisis mundial del capitalismo.
Los efectos se sintieron en todo el mundo, la crisis del capitalismo llevó a las clases dominantes o grupos de poder buscar un medio para detener o neutralizar las demandas laborales de los trabajadores y la paralización de fábricas; así hace su aparición en Italia el Fascismo-fundado por iniciativa de Benito Mussolini, después de la Primera Guerra Mundial- Movimiento político y social de carácter totalitario y autoritario que recurre a elementos ideológicos y nacionalistas para neutralizar los movimientos sociales.
El APRA de Haya de la Torre y el Partido Unión Revolucionaria de Sánchez Cerro, son los partidos protagonistas del Tercer Militarismo y reciben desde diferentes perspectivas clara influencia fascista. A mediados de la década del 30 del siglo pasado llegó el fascismo al Perú el cual sirve a los intereses de la oligarquía contra los movimientos sociales dirigidos por la CGTP y se expresó nítidamente en la dura persecución contra los opositores del gobierno. El partido Urrista de Sánchez Cerro de clara tendencia fascista, enfrenta a los apristas en Trujillo y desencadenan la masacre de Chan Chan, además se emiten leyes orientadas a reprimir los levantamientos y deportar a los opositores del régimen. Durante la prolongación del gobierno Urrista, Benavides contrata una misión italiana para reformar la guardia civil y crea un Batallón de asalto para enfrentar revueltas sindicales además de aplicar una política asistencialista al crear comedores populares o el seguro Social Obrero. El APRA mismo respalda a la pequeña burguesía. En diciembre de 1931 Haya de la Torre y los militares Cdte. Beytia y el Crnl. García Godo planean el ascenso al poder mediante el Putsh (golpe militar con apoyo social) propio del fascismo. El APRA movilizaba simpatizantes agrupados en cuadrillas militarizadas, en brigadas de jóvenes apristas, postulaba un consejo económico que, desde el estado, concilie las diferencias de la clase social (corporativismo fascista). Así la influencia fascista va a marcar a los partidos políticos de la época.