domingo, marzo 23, 2008

CALENTAMIENTO GLOBAL: RESPONSABILIDAD DE TODOS


Si creías que el calentamiento global era un problema que no te alcanzaría, si aún no te sientes parte del problema, si crees que nada puedes hacer por mejorar las condiciones climáticas de la tierra, si eres de los que piensa que la verdadera responsabilidad es de las grandes corporaciones industriales y ellos son los llamados a dar solución al problema...entonces observa atentamente este vídeo y reflexiona...AÚN ESTAMOS A TIEMPO.
CALENTAMIENTO GLOBAL

4 comentarios:

Ignacio Bernabeu dijo...

Nuevos Climas, Nuevas Conciencias.

Estas líneas son el principio de una aventura. Casi una de esas aventuras épicas que podeis encontrar en cualquier librería para contar a vuestros hijos. Porque trata de una de las mayores proezas que tiene que realizar el hombre en la historia de la humanidad. Consiste no en salvarse a sí mismo, o a otros hombres, sinó en salvar a Gaia, nuestro planeta. Gaia nació en la NASA. O mejor dicho, la bautizaron allí puesto que se le calcula unos 4.500 millones de años de edad. Fue James Lovelock quien a petición de la NASA tuvo que hacer un análisis atmosférico para contribuir al estudio de la detección de vida en otros planetas, concretamente Marte. James Lovelock, se puede considerar como el padre de la ecología moderna, aunque actualmente se lleva muy mal con los ecologistas, entre otras cosas, por defender la energía nuclear como única medida realista para evitar el calentamiento global.

Como iba diciendo, los descubrimientos de Lovelock sobre los CFCs en el clima estimularon el nacimiento del Protocolo de Montreal. El primer tratado internacional destinado a la protección de la capa de ozono a través de la erradicación de las sustancias químicas de la industria. Entró en vigor en enero de 1989. Aquí fue donde empezó esa aventura épica que viene enfrentando a los hombres con Gaia, a Gaia con los hombres, y finalmente a los hombres contra sí mismos.

La primera parte de la contienda, en mayor o menor medida la conocemos todos. Resulta que en los últimos 100 años y coincidiendo con la segunda revolución industrial, el hombre ha aumentado exponencialmente sus emisiones de CO2, desequilibrando un sistema de autorregulación climática muy complejo, que tenía unos cuantos miles de años de garantía. Este hecho, lo podemos denominar como la primera agresión involuntaria del hombre a Gaia.
Nuestro planeta, por su parte, ha ido respondiendo a su manera. Alteración climática por aquí, tornado por allá… pero sus pequeñas escaramuzas no parecen haber surgido efecto en su mayor agresor; el hombre, energívoro por excelencia.

Esto fue así hasta que un tal Alberto, ex-vicepresidente demócrata de los EEUU tuvo un sueño, (debió ser una pesadilla): y al hombre no le fue tan mal, puesto que tras estrenar en 2006 el documental “Una verdad Incómoda”, cobra la friolera de 40 millones de dólares por conferencia. No obstante, un año después el ex-segundo de abordo de Bill Clinton recibió merecidamente el Nobel de la Paz y el Premio Príncipe de Asturias por la gran difusión de su mensaje. Aquí empezó la tercera y última confrontación: la del hombre contra sí mismo.

Sobre Al Gore se han dicho muchas cosas. Yo sólo recuerdo algunas de sus palabras y ni siquiera literalmente: “Es para mí un privilegio, vivir en una época en que nuestras decisiones pueden transformar el mundo y dejar un mejor legado a las generaciones venideras” (creo recordar algo así).

También explicó que: “Bush dijo una vez que hay que elegir entre economía y medioambiente. Pero ésta es una dicotomía falsa, si no tenemos planeta, no tendremos economía”. Más claro, blanco y en botella.

Pero lo importante de esta historia no es Al Gore. Es poner a prueba la capacidad del hombre para salir del entuerto climático. Existe un punto de no retorno, al cual nos acercamos cada vez más, y tampoco podemos ponernos a vivir en cuevas.

Y sobre todo ¿cómo les explicamos a los países emergentes que no deben utilizar sus recursos naturales, cuando nosotros lo hemos venido haciendo todos estos años? Esta es, probablemente, la última de las batallas. Donde la audacia, la conciencia y el ingenio humano, se van a medir con la necesidad, el recelo, y los intereses económicos de muchos países.
Ignacio Bernabeu
www.movimientofresh.com

ALEXANDER MURAZZO dijo...

Muy interesante reflexión, estamos inmersos en un circulo vicioso donde priman los lobbies e intereses económicos por encima de cualquier bien común de la sociedad. Aunque considero, aún en este mundo globalizado, individualista y autodestructivo, que el medio ambiente y el riesgo de extinción bien pueden ser los elementos cohesionadores que nos lleve a una transformación estructural de la humanidad, todo ello depende de la determinación de los seres humanos, quienes debemos poner en practica, más que nunca, nuestro ingenio e inventiva. Este es el reto de la humanidad hacia el tercer milenio. Aún estamos a tiempo, hay mucho por hacer hermanos…

henry dijo...

Oye Alex, ¿realmente crees que podemos salvar a la humanidad? ¿sabes cuantos son objetivamente consientes de lo que ocurre y de esos, cuantos inciden directamente en la destrucciòn del planeta?, olvidate de la verdad incomoda, vive la realidad absurda del animal que un dìa decidiò destruir su casa.

enxio dijo...

Es una gran contradiccion, pues es el hombre el que al adquirir mas conocimientos, mas poder y mas comididades, menos le a ido importando el mundo en el que vive,que es lo mas importante.

Pero sin ir muy lejos, en nuestro pais, mientras que en la selva de loreto y san martin estan acabando con los arboles( y pues gracias a esto los pobladores se ven afectados con la restriccion del agua) en el congreso se pelean por tonterias y frivolidades como '' si el hijo del premier favorecio a un canal'' o si '' se puede renunciar del congreso'' y lo que es peor nisiquiera las autoridades locales an tomado cartas en el asunto; por ejemplo, estuve en tarapoto para las elecciones pasadas y recuerdo a un candidato que prometio que no cortarian el agua y cuidarian sus areas verdes... hoy ya electo, se preocupa mas por contruir calles para que la gente lo apruebe que en lo que prometio , y a decir verdad a la gente poco le interesa...
Pero , ¿como decirle a una persona que tome conciencia de esto? es una tarea casi imposible, '' la gente no puede reflexionar con el estomago vacio'' a veces los problemas de las personas son tan grandes que poco les importa el calentamiento global o saber que es la capa de ozono .
pero un buen punto es empezar por nosotros mismos:
''una ves un hombre dijo deseo cambiar el mundo, al ver que no podia, decidio cambiar su pais pero este, al ver que no podia decidio luchar por su pueblo, y ; al ver que tampoco podia quizo intentar con su familia; luego un dia se dio cuenta que no podia pues queria cambiar a todos sin cambiar el''
cuidemos el planeta por nosotros mismos, luchemos aun siquiera en el anonimato, es una mision dificil pero creo yo que a pesar de todo no imposible(...).