miércoles, marzo 08, 2017

LA DÉCADA DE 1980: INICIO DE LA VIOLENCIA TERRORISTA EN EL PERÚ

“El conflicto armado interno, ha dejado secuelas muy profundas, acentuó los graves desequilibrios nacionales, destruyó el orden democrático, agudizó la pobreza y profundizó la desigualdad, agravó formas de marginación y exclusión, favoreció la descomposición moral y propició una cultura de temor y desconfianza entre peruanos.”

Informe final de la Comisión de la verdad y Reconciliación 2003 

TERRORISMO 
Por Alexander Murazzo

Nuestro país durante veinte años (1980 – 2000) vivió uno de los periodos más violentos de su historia republicana, ninguna guerra del pasado desencadenó tanta muerte y desolación como la generada por los grupos terroristas Sendero Luminoso y el MRTA.

El contexto de violencia se desencadenó en la empobrecida región de Ayacucho, en las aulas de la universidad San Cristóbal de Huamanga, donde un grupo de catedráticos y estudiantes universitarios liderados por Abimael Guzmán Reynoso dieron forma al “Pensamiento Gonzalo” ideología fundamentalista que busca la destrucción del Estado republicano y la eliminación de “todo obstáculo” que impida el establecimiento del “nuevo Estado comunista”. Esta ideología se nutre de tres vertientes ideológicas: marxismo, leninismo, maoísmo.

Abimael Guzmán se consideraba a sí mismo “presidente Gonzalo” y era reconocido por sus fanáticos seguidores como “la cuarta espada” para equipararlo y ubicarlo con los históricos representantes del comunismo: Marx, Lenin y Mao Tse Tung.

Guzmán llevó a extremos delirantes el culto a su propia personalidad, con un discurso ortodoxo (cuasi religioso) y una militancia que lo adoraba casi como una deidad, había convencido a sus militantes que la revolución se pagaría con sangre por ello exigía de ellos “la cuota”, además argüía que “la sangre inocente era el justo precio del triunfo de la revolución”. Creyentes en estas demenciales ideas, los senderistas desataron una violencia genocida sin parangón en nuestra historia reciente.

LOS INICIOS DE SENDERO LUMINOSO
Lucha contra la gratuidad de la enseñanza en Huamanga
Durante la primera fase del Gobierno Revolucionario de las FFAA el General Velasco Alvarado impulsó una “Reforma Educativa”, en la que eliminaba la gratuidad de enseñanza para aquellos alumnos del nivel secundario que hubieran desaprobado alguna asignatura al término del año escolar, Decreto Supremo 006 (DS-006). Esta medida, generó una violenta protesta que fue reprimida por el gobierno militar, dejando como saldo decenas de muertos, heridos, y detenidos entre quienes figuraban profesores de la universidad San Cristóbal de Huamanga, uno de ellos era Abimael Guzmán.

El violento acontecimiento agudizó las tensiones entre la población civil y el Estado, entre el campo y la ciudad, esta situación sumada al centralismo de Lima, la crisis económica, el abandono del agro en la sierra sur, el racismo y la discriminación, fueron el caldo de cultivo que aprovechó la organización senderista. De esta manera, los terroristas lograron captar apoyo del campesinado ayacuchano y dar inicio a su accionar genocida “del campo a la ciudad” o también denominada “Lucha Armada”.

Primera acción criminal senderista: elecciones de 1980

Una vez promulgada la constitución de 1979, el General E.P. Morales Bermúdez convocó a elecciones presidenciales para el 18 de mayo de 1980. Un día antes de las elecciones, la madrugada del 17 de mayo, un grupo de senderistas asaltó el local de acopio de material electoral en el pueblito ayacuchano de Chuschi. Quemaron 24 ánforas, sellos, cuaderno de registro, cédulas, entre otros materiales electorales.

A partir de 1980, los terroristas asaltaron pueblos, obligaron a los comuneros a entregar sus escasos recursos, fomentaron el asesinato de autoridades y de cualquier ciudadano que se oponga a su ideología fundamentalista.

En 1983 el presidente Belaunde decretó “Estado de emergencia” y dispuso la intervención de las Fuerzas Armadas y policiales en Ayacucho. Por desgracia, la ausencia de una estrategia antisubversiva efectiva y la falta de capacidad operativa - logística, generó que la ofensiva militar también deje huella de represión, abusos y crímenes extrajudiciales. Esta situación agravó el conflicto y fomentó la expansión del movimiento terrorista por otras provincias hasta llegar a la capital, Lima.

En 1984 hizo su aparición la organización terrorista Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), liderada por un ex militante aprista, Víctor Polay Campos. El origen del MRTA se encuentra en el Partido Socialista y su base ideológica tiene dos vertientes: marxismo, leninismo. El MRTA buscó asemejarse al movimiento sandinista de Nicaragua, sus militantes, a diferencia de sendero, utilizaban uniforme para distinguirse de la población civil. El asesinato, secuestro y extorsión, fueron sus mecanismos de financiamiento y terror.

No hay comentarios.: