miércoles, febrero 14, 2018

ANARQUÍA MILITAR


Anarquía Militar
La anarquía militar (1841 -1845) es el periodo de nuestra historia republicana marcado por la inestabilidad política y alternancia de caudillos a través de golpes militares.  
El inició de la Anarquía esta marcado por la muerte de Agustín Gamarra durante la batalla de Ingaví el 18 de noviembre de 1841, cuando pretendía anexar Bolivia al Perú. Gamarra siempre cuestionó la existencia de Bolivia como república independiente, muy por el contrario la consideraba parte del Alto Perú, que había sido amputada antojadizamente  por Simón Bolívar a través de su jefe militar Antonio de Sucre.  
A la muerte de Gamarra, asumió la presidencia Manuel Menéndez (presidente del Consejo de Estado), quien irónicamente había autorizado el retorno de Crisostomo Torrico al Perú - Torrico había sido enviado al exilio por diferencias con Gamarra-. 
Tras la firma de Paz con Bolivia en 1842 Menéndez convocó a elecciones, sin embargo los afanes golpistas de Gutiérrez de la Fuente y la inacción de Menéndez aceleró el golpe militar de Crisóstomo Torrico. 
Luego de la batalla de "Agua Santa" Crisóstomo Torrico fue depuesto, y huyó a Chile acompañado de San Román. Mientras que La Fuente y Francisco Vidal regresaban a Lima para tomar el poder. Vidal asumió la presidencia y nombró ministros a La Fuente, Javier Mariátegui y Benito Laso. Ante la significativa presencia militar de Vivanco en el sur, Vidal decidió nombrarlo Ministro de Guerra y Marina, cargo que Vivanco aceptó, no obstante dejó sentir su rechazo al gobierno de Vidal y La Fuente. 
Poco tiempo después, ante la insurrección de  Vivanco en el sur, Francisco Vidal y Gutierrez de la Fuente decidieron cederle el poder al lambayecano Pérez Figuerola "plan del Pino". 
Por más que Figuerola intentó menguar los afanes golpistas de Vivanco, inclusive comisionó a Francisco Javier Mariátegui para la negociación de Paz, el caudillo "regenerador" persistió hasta tomar el poder e instaurar "El Directorio".

Fuente: Jorge Basadre Grohmann "Historia de la Républica del Perú 1822 - 1933", Colección diario "El Comercio", V4.  
  
  

DIVISIÓN TERRITORIAL A INICIOS DE LA REPÚBLICA


Una vez consolidada la independencia, el territorio nacional debió ser el mismo que durante el virreinato, pero veremos cómo poco a poco se  fueron estrechando nuestras fronteras;  en algunos casos, a consecuencia de malos manejos diplomáticos, en otros por derrotas en el campo de batalla.
A fin de demarcar el territorio se emplearon dos principios del código Romano Uti Possidetis Ita Possidetais “lo que poseíais lo seguirás poseyendo” y Libre determinación de los Pueblos.

El primero consistió en que cada Estado, ahora independiente, mantendría los mismos territorios que tenía durante el virreinato hasta el año 1810 -fue la fecha de inicio de las luchas por la independencia-. Es decir, en 1824 Perú debió mantener el mismo territorio que tuvo en 1810, este principio rige por antigüedad. En 1810 Guayaquil pertenecía al virreinato del Perú.  Con este principio ganamos: Puno (retornó en 1896), Maynas (1802), Guayaquil (1803) y el alto Perú (1810). Perdimos Jaén de Bracamoros (pertenecía al virreinato de nueva Granada, audiencia de Quito).

El segundo se basa en la libre voluntad de un Pueblo de formar parte de uno u otro Estado, fue el caso del Pueblo de Jaén cuya decisión consistió en formar parte del Perú aún perteneciendo a la Audiencia de Quito. Este principio es determinante. Con este principio perdimos: el alto Perú en 1825 (Bolivia) y Guayaquil en 1829 -pasó primero a la Gran Colombia y en 1830 a Ecuador-.



DIVISIÓN TERRITORIAL DURANTE EL VIRREINATO

Las disputas territoriales entre conquistadores y sus consecuencias[1], además del cuestionamiento a la autoridad real en las colonias (rebeldía de los encomenderos), impulsaron al Rey Carlos V a reorientar la administración colonial y asumir el control directo. De esta manera, fueron disueltas las gobernaciones y  se dispuso el envío de un representante real quien haría las veces del rey en las colonias, el Virrey.
El Virreinato del Perú fue creado el 20 de noviembre de 1542 por Real Cédula de Barcelona y firmada por el Rey Carlos V. Abarcó el territorio que correspondió a las gobernaciones y para optimizar su administración contaron con siete sedes jurídicas llamadas audiencias que se fueron creando sucesivamente: la Audiencia de Panamá, (1535); la de Santa Fé de Bogotá o de Nueva Granada (1549); la de Quito (1563); la de Lima (1542); la de Charcas (1559); la de Chile (1609) y la de Buenos Aires (1661). En 1787 fue creada la Audiencia del Cusco.                      

Durante los siglos XVI y XVIII el virreinato peruano abarcó toda América del sur excepto Venezuela (jurisdicción de la audiencia de Santo Domingo y por ende pertenecía al virreinato de Nueva España “México”) y los dominios de Portugal demarcado por la línea de Tordesillas.


En el siglo XVIII, ascendieron al trono español los borbones, quienes, con la finalidad de lograr un mayor control sobre sus posesiones coloniales, decidieron establecer nuevas jurisdicciones territoriales. Así crearon otros virreinatos, y los subdividieron a todos en intendencias[2]. En 1717 el rey Felipe V dispuso la creación del Virreinato de nueva Granada sobre la base de la audiencia de Bogotá, abarcó además las audiencias de Quito y Panamá, posteriormente sería disuelto y vuelto a instaurar en 1739 durante el reinado de Carlos III. En 1776 se creó el Virreinato del Río de la Plata su capital fue establecida en Buenos Aires e incluía las minas de Potosí. Así mismo, se crearon las capitanías generales[3] de Venezuela (1777) y Chile (1778), la primera dependiente de Nueva Granada y la segunda del Perú.     



[1]  La guerra entre Pizarro y Almagro por el Cusco, en el marco de la definición de los límites de sus gobernaciones, terminó con la muerte de ambos conquistadores.  
[2] Institución que reemplazó a los corregimientos, a la cabeza de estas instancias estuvieron los intendentes, quienes tenían la misión de promover la prosperidad económica y el aumento de los ingresos fiscales. Por sus atribuciones de gobierno, justicia, guerra, economía y religión alcanzaron un nivel de autonomía que, a la larga socavó la autoridad de  los virreyes.
[3] Las capitanías generales fueron ubicadas en zonas conflictivas.

lunes, enero 29, 2018

HISTORIA DE LOS LIMITES PERUANOS: PERIODO COLONIAL I

LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA Y LA DEMARCACIÓN COLONIAL

Existieron dos focos culturales que alcanzaron mayor grado de desarrollo en América: Centro América, con los Mayas y Aztecas, y los andes centrales, desde donde se extendió la civilización Inca. Con la llegada de los españoles se cortó un largo proceso de desarrollo cultural autónomo que se venía gestando en este continente americano
A su llegada, los españoles iniciaron el proceso de españolización de estas tierras, ello consistió en la imposición o asimilación de nuevas costumbres y usanzas castellanas, donde la evangelización (conversión al catolicismo) jugó un papel primordial en la consolidación de la cultura occidental en América*. Por otro lado, la fundación de ciudades, sería otro elemento que permitió a los españoles un rápido domino y transformación de la sociedad aborigen americana; toda vez, que sirvieron como puestos de avanzada para nuevas expediciones y centros de difusión cultural.

Cuando el Almirante Cristóbal Colón llevó noticia de su descubrimiento a los Reyes Católicos, Fernando de Aragón puso en marcha su estrategia para asegurar los dominios de estas nuevas tierras, para ello contó con el apoyo incondicional del Papa Alejandro XVI** es así  que se firmaron las Bulas alejandrinas en 1493. Inter Caetera I, II; Eximinae Devotio­nis; Piis fidelium; Dudum guidem. Estas bulas tenían como objetivo asegurar para España los territorios descubiertos por el almirante Colón y se respaldó en un fin espiritual “la evangelización de los naturales”.


Los portugueses, quienes al igual que España se hallaban en una posición geográfica privilegiada, fueron los primeros en explorar las costas  occidentales del continente africano[1]en el afán de  hallar una ruta alternativa hacia el oriente[2], rechazaron categóricamente las bulas alejandrinas que pretendían asegurar para castilla territorios atlánticos; ello generó una tensa situación en la península. A través de negociaciones diplomáticas, ambas monarquías convinieron en firmar un Tratado bilateral entre Juan II de Portugal y los Reyes Católicos de España “TRATADO DE TORDESILLAS 1494” con el objetivo de dividir los territorios a conquistar, a través de una línea imaginaria trazada de norte a sur en el meridiano 46º 30' a 370 leguas de las islas de Cabo Verde. Este tratado permitió a los portugueses controlar la zona oriental de América del sur (actual Brasil) y anuló las anteriores bulas alejandrinas.
PRIMERA DIVISIÓN DE TIERRA FIRME: una vez concretada la repartija de territorios entre España y Portugal, se dio inicio al proceso de incorporación de tierras americanas al dominio monárquico peninsular. Para España, las colonias fueron centros productivos, principalmente de metales preciosos (oro – plata), y un gran mercado para sus productos. Es así, que la corona tenía como prioridad asegurar el rápido descubrimiento de riquezas en el nuevo mundo, para ello, encandiló a avezados expedicionarios con títulos nobiliarios, reconocimiento real  y riquezas, que se formalizaba a través de una capitulación. Por tal razón, aventureros, hidalgos, plebeyos analfabetos, que en España se desempeñaban como artesanos o campesinos, creyeron ver en el nuevo mundo la oportunidad de hacerse de un nombre, ascender socialmente y amasar una gran fortuna. Se establecieron las gobernaciones como primer sistema de administración colonial, a través de estas se pretendía facilitar la colonización, además, desde allí partían expediciones a zonas inexploradas.
La colonización de tierra firme (continente americano) fue autorizada a través de la capitulación de Burgos (1508), a través de este documento, se estableció el sistema de gobernaciones como sistema de administración territorial, es así que tierra firme fue dividida en 2 gobernaciones:   Castilla del oro (Panamá), a cargo de Diego de Nicueza, donde se fundaría la primera ciudad del continente “Santa Maria la Antigua” y Nueva Andalucía (Colombia y Venezuela), a cargo de Alonso de Ojeda. La excesiva ambición de los invasores llevó a enfrentamientos, traiciones y muerte, once años después se fundaría, sobre la base de castilla del oro, la gobernación de Panamá (1519) desde donde partió la expedición Pizarrista.
El 26 de julio de 1529 a través de la Capitulación de Toledo,  el rey Carlos I cedió a Francisco Pizarro 200 leguas de territorio al sur del río santiago como parte de su gobernación llamada “Nueva Castilla”. En 1534 el rey Carlos V creó tres nuevas gobernaciones en Sudamérica, correspondiendo a Almagro la de Nueva Toledo.


* Al Perú llegaron 5 órdenes religiosas: Dominicos, Mercedarios, Franciscanos, Agustinos y Jesuitas. Jesuitas y Franciscanos son considerados los verdaderos evangelizadores del Perú.
** Es importante precisar que Fernando de Aragón e Isabel de Castilla expulsaron a los Árabes y con ellos el Islam de España (1492), llevando nuevamente la religión católica a la metrópoli, por tal razón el Papa Alejandro VI le otorgo una serie de reconocimientos y privilegios, como por ejemplo el “Regio Patronato” a través del cual el Rey tenía potestad para nombrar autoridades eclesiásticas en España y sus Colonias. También por esta razón  fueron conocidos como los Reyes Católicos.  

[1] En 1431, los portugueses iniciaron la exploración de la costa noroccidental del África, inaugurando así la ruta de trata negrera y marfil. Con esta preparación, y experiencia, los navegantes portugueses se echaron a la mar, siendo Bartolomé Díaz quien en 1487 llegó al temible “Cabo de las Tormentas” zona de complicada navegación, en el extremo sur del África. Posteriormente Vasco de Gamma llegó a la india y fundó la ciudad de Calicut en 1498, al año siguiente Pedro Álvarez de Cabral llegó a las costas del Brasil. Es decir, muchos años antes que los españoles, los portugueses habían iniciado la exploración y “conquista” de territorios  en el atlantico.
[2] El tráfico comercial con oriente se vio interrumpido cuando en 1453 los Turcos Otomanos tomaron Constantinopla y las rutas comerciales se vieron invadidas. Tras el cierre de las rutas comerciales el pánico y la especulación de precios cundió en la península, así el costo de las especies orientales se incrementaron notablemente, haciendo de la búsqueda de una nueva ruta hacia oriente un punto crucial en la agenda de las monarquías que aspiraban alcanzar la hegemonía de la región.(Ver: www.sucesoshistoricos.blogspot.com/ Articulo: Preludio a la Invasión Española )



HISTORIA DE LOS LIMITES PERUANOS: INCAS

CONFEDERACIÓN CUSQUEÑA

Al finalizar la época que los arqueólogos han denominado Horizonte Medio (500-900 d.c.), periodo caracterizado por la hegemonía Huari, los andes fueron escenario de una serie de eventos que impulsaron diversos desplazamientos migratorios. Según María Rostworowski, las huellas de estas peregrinaciones, que usualmente eran acompañadas por guerras e invasiones, han quedado impresas en las mitologías regionales. Es así que la civilización Inca es resultado de múltiples migraciones provenientes en su mayoría del altiplano o zona taipicala. Al arribo de estos grupos Aymaras al valle de Acamama (nombre antiguo del Cusco) tomaron contacto con diferentes grupos étnicos –Saguasirais, Antasayas, Huallas, Poques, Lares- a quienes doblegaron, y haciendo uso de la reciprocidad y relaciones de parentesco (matrimonio), llegaron a configurar la confederación cusqueña hacia el siglo XIII. La extensión de sus dominios no superaba los actuales límites de la región del Cusco.

EL TAHUANTINSUYO 

La formación del Estado Inca y el origen del Tahuantinsuyo se deben al inca Pachacutec, es él quien logró consolidar, a mediados del siglo XV, el poder inca en el valle de Acamama y dio inicio a la gran expansión. 
Tras la derrota de los Chancas, en menos de 70 años, Pachacutec apoyado por su hijo Túpac Yupanqui lograron extender los dominios del imperio y cubrir un basto territorio: por el Sur llegaron aproximadamente hasta la actual capital chilena, Santiago; por el Norte hasta la zona costera de Manta (actual Ecuador), por el Sur Este llegaron a cubrir los alrededores del lago Titicaca, La Paz (capital boliviana) y Tucumán en Argentina. Con Huayna Capac, el Tahuantinsuyo alcanzó su máxima extensión, este último inca imperial centró sus conquistas hacia el extremo norte la zona de Quito, llegando a extender los dominios tahuantinsuyanos hasta el río Ancasmayo en la actual Colombia. De esta manera hacia fines del siglo XV el imperio incaico había alcanzado su mayor extensión, se calcula en 1’800,000 km2.

EXTENSIÓN
1' 800,000 km2
Resultado de imagen para mapa de los 4 suyos
POBLACIÓN
12' 000,000 HABITANTES
RED VIAL CAPAC ÑAN
50,000 km
CAPITAL 
CUSCO
(50,000 HABITANTES APROX.)
IDIOMA
QUECHUA - AYMARA
REGIONES
COLLASULLO
(SUR ESTE DEL CUSCO)
CHINCHAYSULLO
(NOROESTE DEL CUSCO)
ANTISUYO
(NOR ESTE DEL CUSCO)
CONTISUYO
(SUR OESTE DEL CUSCO)

domingo, marzo 26, 2017

miércoles, marzo 08, 2017

LA DÉCADA DE 1980: INICIO DE LA VIOLENCIA TERRORISTA EN EL PERÚ

“El conflicto armado interno, ha dejado secuelas muy profundas, acentuó los graves desequilibrios nacionales, destruyó el orden democrático, agudizó la pobreza y profundizó la desigualdad, agravó formas de marginación y exclusión, favoreció la descomposición moral y propició una cultura de temor y desconfianza entre peruanos.”

Informe final de la Comisión de la verdad y Reconciliación 2003 

TERRORISMO 
Por Alexander Murazzo

Nuestro país durante veinte años (1980 – 2000) vivió uno de los periodos más violentos de su historia republicana, ninguna guerra del pasado desencadenó tanta muerte y desolación como la generada por los grupos terroristas Sendero Luminoso y el MRTA.

El contexto de violencia se desencadenó en la empobrecida región de Ayacucho, en las aulas de la universidad San Cristóbal de Huamanga, donde un grupo de catedráticos y estudiantes universitarios liderados por Abimael Guzmán Reynoso dieron forma al “Pensamiento Gonzalo” ideología fundamentalista que busca la destrucción del Estado republicano y la eliminación de “todo obstáculo” que impida el establecimiento del “nuevo Estado comunista”. Esta ideología se nutre de tres vertientes ideológicas: marxismo, leninismo, maoísmo.